lunes, 26 de enero de 2015

La edad no perdona ni a la bici

Este sábado, 24 de enero, salí de casa montado en la bici con la intención de hacer el recorrido por carretera Basauri/Dima/Basauri. Un recorrido sencillo, con algo de subida pero nada demasiado exigente. Lo malo fue que no miré el tiempo antes de salir y el resultado es que me puse unos guantes de invierno aptos para una temperatura muy superior a la que hacía. Si Además le sumamos la niebla...total que a la altura de Lemona me tuve que dar la vuelta porque no aguantaba mas el frío de las manos, tanto que no podía frenar siquiera.

En fin, aproveche para lavar la bici que tenía algo de barro acumulado, ponerle unas cámaras antipinchazos que compré hace tiempo y no había puesto aún, llevarla al taller a ajustar todo y engrasar bien. Una revisión general le viene bien de vez en cuando porque yo soy pésimo con la mecánica y tengo que cambiarle bastantes cosas (zapatas, cables de freno, latiguillos, cubierta trasera, ajustar frenos y cambios, centrar ruedas...) lo que me supone una factura considerable. Hay que tener en cuenta que mi bici no es, ni de lejos, muy buena y tiene mas de 10 años, por lo que no merece la pena gastarse en ella mas de la cuenta. Por eso no cambio la suspensión, que está estropeada, pero no esperaba otra noticia:
La cadena está estirada mas de 3 cm.!!! lo que ha hecho que los platos y los piñones se hayan desgastado por lo que hace falta cambiar toda la transmisión. En el fondo la esperaba, pero no puedo ahora mismo afrontar el desembolso que supone y no creo que merezca la pena invertirlo en esta bici.

Aguantaré así porque no da demasiados problemas por el momento. Hasta que se parta la cadena y debido al desgaste que llevan los platos y piñones cuando ponga una nueva saltará el cambio sin remedio. Entonces me veré obligado a no se...pero no creo que pueda cambiar de bici ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario